Día mundial de concienciación sobre el autismo 2018

Dr. Gonzalo Ros Cervera

Día mundial de concienciación sobre el autismo 2018

Hoy, 2 de abril, es el día dedicado a la concienciación mundial sobre el autismo. Muchos edificios se iluminarán de azul, y los medios de comunicación hablarán sobre el tema.

Imed-Valencia

Con una prevalencia próxima al 1 % (es decir, 1 de cada 100 niños tendrá un trastorno del espectro autista), ciertamente es un problema de salud pública. Es necesario que los maestros, sobre todo en educación infantil, y los pediatras, estén muy encima para detectar precozmente los síntomas de un posible trastorno del espectro autista (TEA). Este se caracteriza a grandes rasgos por una afectación en la comunicación social y por un comportamiento peculiar con unos intereses restringidos.

Afecta 4 veces más a los niños que a las niñas. Se suele detectar en torno a los 2-3 años, aunque a veces se llega a un diagnóstico más tardíamente, lo que va en contra de los niños, ya que cuanto antes se comience una terapia psicoeducativa específica, mejores resultados en cuanto a comunicación e integración social podremos conseguir.

Para su diagnóstico se deben realizar unas valoraciones psicológicas específicas por personal entrenado, y descartar otras enfermedades que puedan afectar al sistema nervioso central. Son frecuentes las comorbilidades, esto es, la aparición de otras enfermedades al mismo tiempo. Entre ellas podemos citar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la epilepsia, los trastornos del sueño, los trastornos de conducta, la ansiedad y la depresión.

El abordaje debe ser multidisciplinar, implicando en primer lugar a las familias, pero también a la escuela, a los terapeutas, a los pediatras y médicos de familia y al neuropediatra o psiquiatra infantil con experiencia en este tipo de niños.

Por último, decir que hoy en día se prefiere expresar el concepto de “condición autista”, más que la de “trastorno autista”, ya que en realidad estos niños en su gran mayoría no sufren por su condición de autistas; ellos son felices con sus intereses especiales, y es muchas veces la sociedad la que quiere “normalizarlos”, y es cuando choca de pleno con sus intereses… Deberíamos aceptar a las personas como son, y no intentar que todos los niños sean iguales.